Cuestión Vinculante nº V2730-15 de Direccion General de Tributos, 22 de Septiembre de 2015

Fecha de Resolución:22 de Septiembre de 2015
Normativa aplicada:LIRPF Ley 35/2006 art. 8 LIS Ley 27/2014 art. 7
RESUMEN

La entidad consultante es una comunidad de bienes, constituida mediante documento privado, que tiene por actividad la explotación de un negocio de hostelería mediante restaurante de un tenedor. Está participada por un matrimonio, a partes iguales, aportando cada uno de los comuneros capital y trabajo.

 
EXTRACTO GRATUITO

V2730-15

SG de Impuestos sobre las Personas Jurídicas

22/09/2015

LIRPF Ley 35/2006 art. 8

LIS Ley 27/2014 art. 7

La entidad consultante es una comunidad de bienes, constituida mediante documento privado, que tiene por actividad la explotación de un negocio de hostelería mediante restaurante de un tenedor.

Está participada por un matrimonio, a partes iguales, aportando cada uno de los comuneros capital y trabajo.

Si la entidad consultante debe tributar por el Impuesto sobre Sociedades. En caso afirmativo, cómo tendrían que tributar cada uno de los comuneros

El artículo 7.1.a) la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (LIS), establece que:

“Serán contribuyentes del Impuesto, cuando tengan su residencia en territorio español:

  1. Las personas jurídicas, excepto las sociedades civiles que no tengan objeto mercantil.”.

De esta forma se incorporan unos nuevos contribuyentes al Impuesto sobre Sociedades, las sociedades civiles con objeto mercantil, a diferencia de lo que ocurría con anterioridad a 1 de enero de 2016, en que todas las sociedades civiles tributaban bajo el régimen de atribución de rentas.

Al margen de la discusión doctrinal que pueda plantear esta cuestión, lo cierto es que en el tráfico jurídico existen sociedades civiles que actúan como tales frente a terceros y también frente a la Hacienda Pública, no siendo pocos los casos en que la jurisprudencia ha admitido esta realidad en los distintos ámbitos jurídicos. El artículo 7.1.a) de la LIS al configurar la figura del contribuyente del Impuesto sobre Sociedades está aludiendo a esta realidad, haciendo abstracción de la dogmática doctrinal suscitada en torno a la personalidad jurídica de este tipo de entidades.

Cabe indicarse, por tanto, que, a los efectos del Impuesto sobre Sociedades, se admite la existencia de sociedades civiles con objeto mercantil y con personalidad jurídica, por cuanto, de otra manera, no cabría hablar depersona jurídica. Por otra parte, la inclusión de las sociedades civiles con personalidad jurídica y objeto mercantil como contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades trae causa en la necesidad de homogeneizar la tributación de todas las figuras jurídicas, cualquiera que sea la forma societaria elegida. Por ello resulta preciso determinar, en primer lugar, en qué casos se considera que la sociedad civil adquiere, desde el punto de vista del Impuesto sobre Sociedades, personalidad jurídica y, en segundo lugar, establecer qué ha de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA