Cuestión Vinculante nº V2021-06 de Dirección General de Tributos, Subdirección General de IRPF, 11 de Octubre de 2006

Fecha de Resolución:11 de Octubre de 2006
Emisor:Subdirección General de IRPF
Normativa aplicada:RIRPF RD 1775/2004, arts. 12 y 13; TRLIRPF RD Leg 3/2004, arts. 21 y 87
RESUMEN

La consultante es titular de una vivienda que destina habitualmente al alquiler. En momentos puntuales, como consecuencia de la finalización de los contratos de alquiler, la vivienda se queda vacía, en espera de un nuevo arrendamiento. Desde ese momento se inician las gestiones oportunas para ello, tales como anuncios en la prensa, encargo del servicio a agencias inmobiliarias, etc. Asimismo,... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

Los gastos deducibles para la determinación del rendimiento neto del capital inmobiliario están recogidos en el artículo 21.1 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por el Real Decreto Legislativo 3/2004, de 5 de marzo (BOE de 10 de marzo), y desarrollados en los artículos 12 y 13 del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por el Real Decreto 1775/2004, de 30 de julio (BOE de 4 de agosto).

De acuerdo con estos preceptos, tendrán la consideración de gasto deducible para la determinación del rendimiento neto del capital inmobiliario, todos los gastos necesarios para su obtención y el importe del deterioro sufrido por el uso o transcurso del tiempo en los bienes o derechos de los que procedan los rendimientos.

No obstante, el importe máximo deducible por la totalidad de los gastos no podrá exceder de la cuantía de los rendimientos íntegros.

Señalado lo anterior, a continuación se pasa a contestar a cada una de las cuestiones planteadas por el consultante.

Los gastos de conservación y reparación, es decir, los efectuados regularmente con la finalidad de mantener el uso normal de los bienes materiales, como el pintado, revoco o arreglo de instalaciones, o los de sustitución de elementos, como instalaciones de calefacción, ascensor, puertas de seguridad u otros, tendrán la consideración de deducibles para la determinación del rendimiento del capital inmobiliario.

Ahora bien, la deducibilidad de los gastos anteriores está condicionada a la obtención de unos ingresos, es decir, de unos rendimientos íntegros del capital inmobiliario: los procedentes del arrendamiento o de la constitución o cesión de derechos o facultades de uso o disfrute de bienes inmuebles o de derechos reales que recaigan sobre los mismos.

Ello hace necesario, en un supuesto como el que es objeto de consulta, en el que existen períodos en los que la vivienda no está alquilada, sino en expectativas de alquiler, la existencia de una correlación entre esos gastos de conservación y reparación y los ingresos derivados del posterior arrendamiento de la vivienda o, en su caso, de la posterior constitución o cesión de derechos o facultades de uso o disfrute de la misma.

Lo anterior comporta que las reparaciones y actuaciones de conservación...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA