Consulta no vinculante nº 0244-05 de Dirección General de Tributos, Subdirección General de Política Tributaria, 5 de Agosto de 2005

Normativa aplicada:Ley 40/1998, del IRPF. Artículo 7p) TRLIRPF (RDL 3/2004). Artículo 7p)
Fecha de Resolución: 5 de Agosto de 2005
Emisor:Subdirección General de Política Tributaria
RESUMEN

La consultante, que es la sucursal en España de una sociedad residente en Francia, tiene en plantilla a un trabajador residente en España que por motivos de trabajo se desplaza a distintos países de la Unión Europea - principalmente a Francia -, para conseguir acuerdos comerciales entre la sociedad francesa y clientes extranjeros. El pagador de los rendimientos del trabajo es la referida... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

La letra p) del artículo 7 de la Ley 40/1998, de 9 de diciembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y otras Normas Tributarias (BOE del 10), en su redacción vigente desde el 1 de enero de 2002, en virtud de la redacción dada al precepto por la Ley 24/2001, 27 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas y del orden social, declara exentos los rendimientos del trabajo percibidos por trabajos efectivamente realizados en el extranjero, cuando concurran los siguientes requisitos:

1.° Que dichos trabajos se realicen para una empresa o entidad no residente en España o un establecimiento permanente radicado en el extranjero.

2.° Que en el territorio en que se realicen los trabajos se aplique un impuesto de naturaleza idéntica o análoga a la de este Impuesto y no se trate de un país o territorio que haya sido calificado reglamentariamente como paraíso fiscal.

La exención tendrá un límite máximo de 60.101,21 euros anuales. Reglamentariamente podrá modificarse dicho importe.

La presente exención será incompatible, para los contribuyentes destinados en el extranjero, con el régimen de excesos excluidos de tributación previsto en el artículo 8.A.3.b) del Reglamento de este Impuesto, aprobado por Real Decreto 214/1999, de 5 de febrero, cualquiera que sea su importe. El contribuyente podrá optar por la aplicación del régimen de excesos en sustitución de esta exención.

Para aplicar la exención la citada norma exige en primer lugar que se trate de rendimientos derivados de trabajos que se hayan realizado de manera efectiva en el extranjero. Por tanto, se requiere tanto un desplazamiento del trabajador fuera del territorio español, como que el centro de trabajo se ubique, al menos de forma temporal, fuera de España.

De esta forma no resultará de aplicación la exención a todos aquellos supuestos en los que, aunque el destinatario de los trabajos sea una empresa o entidad no residente, el trabajo se preste desde España.

Al mismo tiempo, es preciso que el trabajo se preste para una empresa o entidad no residente o un establecimiento permanente radicado en el extranjero. Aunque a priori es difícil señalar unas reglas claras que puedan servir de guía para determinar cuando un trabajo se ha prestado para una empresa o entidad no residente, debe partirse de una premisa clara: que el destinatario o beneficiario del trabajo prestado por el trabajador desplazado sea una empresa o entidad no residente o un establecimiento...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS