Cuestión Vinculante nº V1431-14 de Direccion General de Tributos, 29 de Mayo de 2014

Normativa aplicada:TRLIS / RD Legislativo 4/2004 ; art. 83 y 96.2
Fecha de Resolución:29 de Mayo de 2014
RESUMEN

La entidad consultante (X) es la sociedad matriz de un grupo de empresas (grupo X), compuesto por las entidades españolas X1 (100%), X2 (100%), X3 (100%) y X4 (100%). Por su parte, la entidad consultante se encuentra participada directamente por personas físicas, miembros de un grupo familiar. La sociedad X tiene como objeto social la compraventa, arrendamiento, explotación y mejora de fincas rústicas, agrícolas y ganaderas; compraventa y comercialización de productos agrarios. Asimismo, la compra, venta o disposición por cualquier título válido, comercialización, administración, promoción, gestión, explotación, edificación, urbanización y asesoramiento de actividades relativas a bienes urbanos e industriales. Para la gestión de su actividad agrícola-ganadera, que tiene un gran volumen, la entidad consultante dispone de varias fincas rústicas situadas en municipios y provincias distintas, y en las que se desarrollan actividades agrícolas y ganaderas en función de las características técnicas de los terrenos en los que se enclavan, que en ningún caso son similares o complementarias, y cuya organización requiere de recursos tanto humanos como materiales bien diferenciados. Cada una de las explotaciones agrícolas cuenta con su propia maquinaria y personal. Por lo tanto, dentro de la actividad agrícola-ganadera de X, coexisten cuatro conjuntos patrimoniales susceptibles de funcionar por sus propios medios, perfectamente identificados, y que desde el punto de vista organizativo constituyen una explotación autónoma. Concretamente, las especialidades agrícolas-ganaderas identificadas y... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

El capítulo VIII del título VII del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades (TRLIS), aprobado por el Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo, regula el régimen especial de las fusiones, escisiones, aportaciones de activos, canje de valores y cambio de domicilio social de una Sociedad Europea o una Sociedad Cooperativa Europea de un Estado miembro a otro de la Unión Europea.

El artículo 83.3 del TRLIS establece que "tendrá la consideración de aportación no dineraria de ramas de actividad la operación por la cual una entidad aporta, sin ser disuelta, a otra entidad de nueva creación o ya existente la totalidad o una o más ramas de actividad, recibiendo a cambio valores representativos del capital social de la entidad adquirente".

A efectos mercantiles el artículo 68 de la Ley 3/2009, de 3 de abril, sobre modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles, incluye como una de las modalidades de escisión a la segregación, definida en su artículo 71 como "el traspaso en bloque por sucesión universal de una o varias partes del patrimonio de una sociedad, cada una de las cuales forme una unidad económica, a una o varias sociedades, recibiendo a cambio la sociedad segregada acciones, participaciones o cuotas de las sociedades beneficiarias".

Puesto que a efectos de la aplicación del régimen especial del capítulo VIII del título VII del TRLIS se regula específicamente la figura de la aportación no dineraria de ramas de actividad a que anteriormente se ha hecho referencia, será en este último concepto en el que se encuadraría la operación planteada a efectos de la aplicación del régimen especial, puesto que la sociedad X segregaría en cuatro partes su patrimonio transmitiendo cada bloque a una de sus cuatro filiales ya existentes, y recibiendo a cambio valores representativos del capital social de las cuatro filiales, con independencia de que el escrito de la consulta plantea realizar una operación de escisión parcial.A tal efecto, el artículo 83.4 del TRLIS establece que:

"4. Se entenderá por rama de actividad el conjunto de elementos patrimoniales que sean susceptibles de constituir una unidad económica autónoma determinante de una explotación económica, es decir, un conjunto capaz de funcionar por sus propios medios. Podrán ser atribuidas a la sociedad adquirente las deudas contraídas para la organización o el funcionamiento de los elementos que se traspasan."

Así pues, sólo aquellas operaciones de aportación no dineraria de ramas de actividad en las que el patrimonio aportado constituya una unidad económica y permita por sí mismo el desarrollo de una explotación...

Para continuar leyendo

REGÍSTRATE GRATIS