Cuestión Vinculante nº V0850-08 de Dirección General de Tributos, Subdirección General de IRPF, 24 de Abril de 2008

Fecha de Resolución:24 de Abril de 2008
Emisor:Subdirección General de IRPF
Normativa aplicada:TRLIRPF RDLeg. 3/2004, Art. 35-1-g)
RESUMEN

Por Resolución de 10 de julio de 2006 del Ministerio de Fomento, al consultante se le reconoce una indemnización de 9.140,90 euros en un expediente de responsabilidad patrimonial por los daños sufridos en su vehículo como consecuencia de un accidente de tráfico ocurrido el 5 de junio de 2003.

 
EXTRACTO GRATUITO

La presente contestación se realiza conforme a la normativa del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas vigente en el momento en que se formula la consulta.

El artículo 7.q) del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por el Real Decreto Legislativo 3/2004, de 5 de marzo (BOE del día 10), declara rentas exentas "las indemnizaciones satisfechas por las Administraciones públicas por daños personales como consecuencia del funcionamiento de los servicios públicos, cuando vengan establecidas de acuerdo con los procedimientos previstos en el Real Decreto 429/1993, de 26 de marzo, por el que se regula el Reglamento de los procedimientos de las Administraciones públicas en materia de responsabilidad patrimonial".

Si bien en el presente caso la indemnización se corresponde con un expediente de responsabilidad patrimonial de las Administraciones Públicas, su delimitación a los daños materiales sufridos en un vehículo excluye la posible aplicación de la exención anterior, al no tratarse de daños personales.

Descartada la exención, la calificación que procede otorgar a la indemnización procede realizarla desde el concepto de ganancias y pérdidas patrimoniales, que —tal como establece el artículo 31.1 de la Ley del Impuesto— lo constituyen "las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta ley se califiquen como rendimientos".

En principio, por tanto, la indemnización comportaría una alteración en la composición del patrimonio del consultante al incorporarse un derecho de crédito (el reconocimiento de la indemnización) o dinero (la propia indemnización) a ese patrimonio; ahora bien, al provenir esa indemnización de una pérdida en un elemento patrimonial su valoración se efectuará conforme con la norma específica de valoración incluida en el artículo 35.1,g) de la Ley del Impuesto, donde se establece que cuando la alteración en el valor del patrimonio proceda "de indemnizaciones o capitales asegurados por pérdidas o siniestros en elementos patrimoniales, se computará como ganancia o pérdida patrimonial la diferencia entre la cantidad percibida y la parte proporcional del valor de adquisición que corresponda al daño. Cuando la indemnización no fuese en metálico, se computará la diferencia entre el valor de mercado de los bienes, derechos o servicios recibidos y la parte...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA