Consulta no vinculante nº 1686-99 de Dirección General de Tributos, Subdirección General de Tributos, 28 de Septiembre de 1999

Normativa aplicada:Ley 18/1991, de 6 de junio, IRPF; Ley 40/1998, de 9 de diciembre, IRPF; Ley 37/1992, de 28 de diicembre IVA
Fecha de Resolución:28 de Septiembre de 1999
Emisor:Subdirección General de Tributos
RESUMEN

El consultante es propietario de un despacho alquilado a una empresa. Antes de finalizar el plazo concertado, el arrendatario comunica la resolución del contrato de arrendamiento y paga una indemnización al arrendador.

 
EXTRACTO GRATUITO

La Ley 18/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, en vigor hasta el 31 de diciembre de 1998, establece en el artículo 31 que tendrán la consideración de rendimientos del capital los provenientes de los bienes inmuebles, tanto rústicos como urbanos, que no se hallen afectos a actividades empresariales o profesionales realizadas por el sujeto pasivo.

Por su parte, el artículo 34 relativo a los rendimientos del capital inmobiliario señala en la letra a) lo siguiente:

"Tendrán la consideración de rendimientos íntegros procedentes de la titularidad de bienes inmuebles rústicos y urbanos o de derechos reales que recaigan sobre los mismos:

  1. En el supuesto de inmuebles arrendados o subarrendados, el importe que por todos los conceptos se reciba del arrendatario o subarrendatario, incluido, en su caso, el correspondiente a todos aquellos bienes cedidos con el inmueble y excluido el Impuesto sobre el Valor Añadido.

    Si el propietario o el titular del derecho real se reservase algún aprovechamiento, se computarán también como ingresos las cantidades que correspondan al mismo, siempre que dicho aprovechamiento no constituya en sí mismo una actividad empresarial, en cuya caso se incluirán entre los ingresos de la mencionada actividad".

    Por otro lado, el artículo 40 relativo a los rendimientos de actividades empresariales o profesionales, señala lo siguiente:

    "Uno. Se considerarán rendimientos íntegros de actividades empresariales o profesionales aquéllos que, procediendo del trabajo personal y del capital conjuntamente, o de uno solo de estos factores, supongan por parte del sujeto pasivo la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.

    En particular, tienen esta consideración los rendimientos de las actividades extractivas, de fabricación, comercio o prestación de servicios, incluidas las de artesanía, agrícolas, forestales, ganaderas, pesqueras, de construcción, mineras, y el ejercicio de profesionales liberales, artísticas y deportivas.

    Dos. A efectos de lo dispuesto en el apartado anterior, se entenderá que el arrendamiento o compraventa de inmuebles se realiza como actividad empresarial, únicamente cuando concurran las siguientes circunstancias:

  2. Que en el desarrollo de la actividad se cuente, al menos, con un local exclusivamente destinado a llevar a cabo la gestión...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS